Karla Córdova y Luis Fuentes, han cumplido en coordinar y delegar responsabilidades

Día de publicación: 2022-08-17
Por: Karla Montaño


El pronóstico de lluvias sirvió para medir las áreas de protección civil y a los gobiernos mismos de Guaymas y Empalme.

En cuanto a la labor de la alcaldesa Karla Córdova y Luis Fuentes, los dos han cumplido con su función de coordinar y delegar responsabilidades a sus colaboradores tanto en prevención como en una eventual atención a emergencias.

Esta temporada de lluvias para las administraciones municipales hay menos presión porque cuentan con la colaboración directa y mucho más cercana de la Secretaría de Marina gracias a la estrategia de seguridad pública y a que prácticamente hay militares en todas partes, desde corporaciones policiacas y el puerto.

Eso no deslinda a los coordinadores de protección civil que en Empalme ha sabido manejar los avisos de tormenta y la labor de previsión ante pronóstico de lluvia pero no le ha tocado una contingencia fuerte así que la evaluación de su trabajo real se verá en las siguientes horas.

 Donde sí hay problemas de coordinación es en Protección Civil de Guaymas y eso es un secreto a voces, derivado del conflicto entre los mandos que no tienen comunicación acertada ni han logrado superar sus diferencias.

Hasta eso, Víctor Manríquez el jefe de la dependencia y su subordinado Julio Machado fueron  institucionales en las reuniones de esta semana y más o menos se mantuvieron estables en las reuniones del comité de operaciones de emergencia pero de plano no pueden coordinarse y eso es peligroso en un área donde la toma de decisiones implica preservar la vida y el patrimonio de ciudadanía.

Los dos funcionarios tienen agenda separada, cada uno tiene su equipo y actúa a veces sin coordinarse para generar problemas que ya deben resolverse porque no se pueden dar el lujo de pelearse en un municipio que ha afrontado desastres naturales por lo que ocupa una unidad de protección organizada.

Y en esta administración por apoyo no queda, la alcaldesa ha autorizado recursos, tienen vehículos, más gente y todo el respaldo para hacer las cosas bien sin pretextos, sin protagonismo y a pesar de ello siguen los problemas que ya ameritan una solución porque todo hace indicar que no van a poder laborar juntos.

Falta ver como se conduzcan los jefes de protección civil esta semana y si guardan sus diferencias para priorizar la necesidad de la gente ante lluvias entonces pudiera pensarse en que hay esperanza de solución pero si siguen los conflictos lo mejor será que se piense en cambios para evitar riesgos y poner orden en una oficina que lleva a cuestas la obligación de salvaguardar vidas y coordinar las tareas de emergencias con estabilidad y sin margen de errores.

Ir arriba