Hay cantidad de menores de edad que están en riesgo

Día de publicación: 2022-06-29
Por: Karla Montaño


El sistema de asistencia pública a menores de edad es fallido como lo es el DIF en los más de los casos pero la historia de Armando es diferente.

Desde los siete años fue resguardado por autoridades municipales y cuando cumplió once se abrió expediente a través de la Unidad de Violencia Familiar que lo protegió decenas de veces al ser encontrado en las calles a altas horas de la noche.

En  cada detención, un familiar lo recogía asumiendo compromiso de cuidarlo y cuando se buscó internarlo en un albergue, pelearon por el hasta recuperar custodia.

Como adolescente sumó cien arrestos en celdas especiales y en todas ellas hubo intención de apoyarlo a través del DIF pero otra vez, sus parientes lo sacaban hasta que fue detenido por robo y turnado al centro intermedio justo cuando cumplía 17 años.

En el Itama se rehabilitó, estudió lo que no hizo en su casa, aprendió oficios, tuvo amigos, buena alimento y salió limpio a los 18 años.

Regresó a su casa y no pasó un mes para que volviera a ser detenido y conociera el Cereso donde también tuvo la oportunidad de estudiar y rehabilitarse con un grupo de cristianos que apoya a presos.

El mes pasado salió y está semana fue capturado nuevamente en estado inconveniente. El Calamarcito tiene ya 19 años y pocas posibilidades de readaptación porque por más esfuerzos que haga el sistema, si no hay respaldo de la familia va a ser difícil que salga adelante y se convierta en un joven de bien.

Como él hay cantidad de menores de edad que están en riesgo y cuyas historias reafirman que los profesores, las escuelas y gobiernos son parte, solo una mínima parte de la formación, la educación inicial es en el hogar donde padres deben dar buenos ejemplos y procurar fomentar valores para que sus hijos sean buenas personas y no un problema para la sociedad.

Ir arriba